El efecto de los Omega-3 en el flujo sanguíneo cerebral podría combatir el deterioro de la memoria en el envejecimiento

La suplementación con ácidos grasos Omega-3 tiene el potencial para mejorar el flujo sanguíneo neuronal y, posiblemente, prevenir el deterioro de la memoria causado por el limitado flujo sanguíneo o la inflamación de las células cerebrales.

Los hallazgos de una investigación colaborativa entre Reino Unido y Australia descubrieron que la capacidad de respuesta cerebrovascular (CVR por sus siglas en inglés) a los niveles de dióxido de carbono (CO2) en sangre aumentaron en mujeres que tomaban un suplemento de aceite de pescado rico en ácido docosahexaenoico (DHA).

Los resultados adicionales no descubrieron mejoras relacionadas con el estado de ánimo o la cognición en hombres ni en mujeres.

“La falta de cambios en el estado de ánimo o la cognición podría haber sido por el consumo inadecuado de ácido eicosapentaenoico (EPA) o ácido docosahexaenoico (DHA), un periodo de suplementación demasiado corto o una elección inapropiada de los participantes del estudio”, concluyó el estudio.

“A pesar de la falta de cambios en los resultados de cognición o estado anímico el presente estudio se suma a un creciente número de estudios que sugieren que la suplementación con Omega-3 de cadena larga, como el EPA y el DHA, puede influir en las funciones cerebrales, al menos en parte, mediante la mejora de la función cerebrovascular, lo que podría retrasar potencialmente el deterioro cognitivo futuro”.

Función cerebral y el envejecimiento

Una amplia gama de beneficios de salud potenciales se han atribuido específicamente a los omega-3 de cadena larga como EPA y DHA.

Si bien las funciones estructurales de los Omega-3 y Omega-6 son cruciales en el desarrollo temprano, particularmente en el sistema nervioso, sus funciones reguladoras tienen una importancia crítica en el mantenimiento de la homeostasis fisiológica y contrarrestando la inflamación crónica y otras afecciones.

De todos estos, los efectos sobre la función cerebral están emergiendo como posiblemente los más importantes para una población en progresivo envejecimiento.

“El DHA es el ácido graso omega-3 más común en el cerebro y tiene una serie de efectos importantes para la prevención de la muerte inflamatoria de las células cerebrales, que es la base patológica de la enfermedad del Alzheimer”.

“EPA es un ácido graso omega-3 marino que está presente en el cerebro en menor cantidad, aunque está enriquecido en el endotelio arterial comprometido con el mantenimiento del tono arterial y el flujo sanguíneo”.

Detalles del estudio

En el estudio, un equipo de la Universidad de Newcastle (Reino Unido) y la Universidad de Southern Queensland de Australia reunieron a 48 sujetos hipertensos de 40-85 años de edad en un ensayo piloto de 20 semanas.

Durante este periodo los participantes tomaron cuatro cápsulas de aceite de pescado  o un placebo de aceite de maíz diarios.

Cada cápsula de aceite de pescado contenía 400 miligramos (mg) de DHA y 100 miligramos (mg) de EPA, haciendo un total de 2 gramos diarios de omega-3 de cadena larga en forma de triglicéridos. Las cápsulas de placebo contenían aceite de maíz.

La función cerebrovascular se evaluó al inicio y tras 20 semanas en 38 sujetos que completaron el estudio (19 con cada suplemento) tanto en reposo como durante el desempeño de una serie de tareas cognitivas (acoplamiento neurovascular).

El equipo descubrió que la capacidad de respuesta cerebrovascular a los niveles elevados de dióxido de carbono en la sangre (hipercapnia) aumentó en un 26% en las mujeres pero no tuvo cambios en los hombres.

Por el contrario, el acoplamiento neurovascular aumentó de forma significativa únicamente en los hombres y estos hallazgos se correlacionaban con un aumento en los glóbulos rojos del ácido graso EPA.

“Estas observaciones preliminares indicaron que la suplementación con Omega-3 de cadena larga (EPA y DHA) tiene el potencial para mejorar el flujo sanguíneo cerebral en respuesta a los estímulos cognitivos e hipercápnicos”, según el estudio.

Aumento de los niveles en eritrocitos de EPA

El equipo comentó que la mejora de capacidad de respuesta cerebrovascular en cuanto a la batería de pruebas cognitivas se correlacionaba con el aumento de los niveles en eritrocitos de EPA, no así del DHA.

“Esto no concuerda con nuestra hipótesis de que el DHA es el ácido graso omega-3 responsable principal de la mejora en la función endotelial cerebral, mejorando el flujo sanguíneo general y en las regiones cerebrales activadas requeridas para mejorar el estado de ánimo y la cognición”.

“Parece que las mejoras de la perfusión cerebral que se han observado tras el consumo de omega-3 de cadena larga son probablemente más atribuibles al aumento de EPA que del DHA.

El Dr. Bryhn añadió que el informe era importante en cuanto a que señala que el flujo sanguíneo cerebral varía tras las situaciones estresantes del día a día y un flujo reducido podría contrarrestarse con ácidos grasos omega-3, en particular EPA.

“Alrededor del 30% del volumen minuto cardíaco se dirige al cerebro para enfatizar el impacto negativo de las situaciones cotidianas y las enfermedades arteriales que restringen el flujo sanguíneo”.

“Los microinfartos cerebrales son comunes en personas mayores y conducen a defectos cognitivos con una prevalencia que solo es posterior al Alzheimer con una patología diferente que puede ser detenida por el DHA”.

“El consumo regular de suplementos alimenticios que contienen ácidos grasos omega-3 podría tener el potencial de prevenir el deterioro de la memoria ya sea causada por el flujo sanguíneo limitado o por la degeneración inflamatoria de las células cerebrales”.

 

Referencias

Howe PRC, Evans HM, Kuszewski JC, Wong RHX. Effects of Long Chain Omega-3 Polyunsaturated Fatty Acids on Brain Function in Mildly Hypertensive Older Adults. Nutrients. 2018 Oct 2;10(10). pii: E1413. doi: 10.3390/nu10101413.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.